Versión Kindle

La poesía es el arma más potente para derramar el sentimiento. Entra en un mundo donde la lectura es la acción que rodea a las palabras. Sueña en silencio. Entra a Amazon pinchando en el enlace de mi página de autor y descubre la poesía.

amazon.com/author/gracielagirldez

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Unos consejos

Buenas tardes querid@s otro vídeo tutorial de cómo escribir, en mi canal de youtube, espero sea de ayuda. Si quieres más puedes visitar mi blog https://graciela69.blogspot.com/ y también puedes leer mis historias en Wattpad Gracias y hasta la próxima entrega.
Captura
Publicado en Cómo escribir poesía, Video | Etiquetado , | Deja un comentario

El búnker del escritor – Relatos y prosas

Un nuevo programa en el canal del búnker del escritor: Relatos y prosas.  Pincha –> IVOOX

para acceder al audio.

 

portada

Publicado en El búnker del escritor | Etiquetado | Deja un comentario

El búnker del escritor – La poesía no pasa de moda

Otra entrega del programa La poesía no pasa de moda.  Pincha –>  Ivoox para acceder al audio. portada

Publicado en El búnker del escritor | Etiquetado | Deja un comentario

El búnker del escritor – La poesía no pasa de moda

Este es un proyecto que comencé hace un tiempo en la plataforma  Ivoox

con la intención de dar a conocer no solo escritos míos,  sino también los escritos de algunos amigos. También recito y leo otras lecturas que caen en mis manos. Muchas las conocerás otras no tanto.

Pincha  sobre la palabra para ir al audio  –>  Ivoox

Comienza a disfrutar con esta entrada.

portada

A la venta en LULU

Publicado en El búnker del escritor | Etiquetado | Deja un comentario

Pequeños textos – Aceptaciones

19 de marzo

No tenía sueño. Pensaba tumbado en la cama. Reflexionaba en lo orgulloso que estaba de él mismo y eso, a veces, lo llevaba a situaciones incómodas. Como cuando ese señor tan estirado y tan bien vestido lo echó de aquel portal de mala manera y se burlaba de sus ropas. Le entró la risa con el sólo hecho de pensar, en el poco dinero que llevaba en los bolsillos y en las cosas que poseía, eran pocas, pero ganadas con el sudor de su frente. Miró su manta y se acordó de aquel mendigo a quien regaló su manta más gruesa. Luego miró por debajo de las sábanas y se descubrió vestido, hasta con calcetines, los más gruesos que tenía. Se dijo que tal vez era una tontería compararse con aquel señor tan superficial y que no se veía tan feliz como él. Se cruzó de brazos bajo la fina manta y al final se durmió.

294

Publicado en Pequeños textos | Etiquetado | Deja un comentario

Espejos convexos y otros poemas

Poema 19

Entre dos respiraciones se comprime el espacio.

Late la vida sin saber bien dónde ir.

―Ir; ¿a dónde?―

Ir es una manera de escapar de algo.

Y entre dos respiraciones

escapa el presente de ti.

Escapar,

huir,

evitar.

No nombrar;

es callar,

ocultar,

el espacio  te lleva

donde aprieta y larga;

donde deja sin aire y respira;

hiriendo los pulmones,

pero no sangra,

no cicatriza,

sólo cierra y abre,

como una puerta

que da paso

al ayer,

al hoy

y se refleja en ti.

Publicado en poema, poesía | Etiquetado , | 2 comentarios

Unos consejos

Quería compartir con vosotros unos consejos que hace años encontré  navegando por internet. No recuerdo la página pero si alguien la sabe que me lo diga por los mensajes que así le agrego el enlace. Espero que les sean útiles.

A la hora de escribir un texto la creación literaria es muy importante.

1º Antes de ponerte a escribir, planifica mínimamente tu relato: Piensa antes cuál es la historia que vas a contar, en líneas generales: los personajes principales y los sucesos más importantes. Puede que incluso tú ya sepas el final antes de escribir la primera frase: eso no es malo.

2º Una vez que empieces a escribir, no te pares: Mantén la mano en movimiento. Escribe y escribe contando la historia con detalles (irán apareciendo a medida que escribas). Mientras escribas, no te preocupes de la puntuación, ni la ortografía ni la sintaxis. Eso lo tienes que corregir al final, cuando ya hayas terminado tu relato, no mientras lo escribes.

3º Mantén de principio a fin el mismo punto de vista del narrador : No saltes de la primera a la tercera persona, y viceversa, en mitad de la historia. (Por ejemplo: Andrés bajó las escaleras, salió a la calle y compró el periódico; lo hojeé y busqué hasta encontrar el número premiado en el cupón de la ONCE. Era el mío …) ¿No ves el fallo? Tienes que ser capaz de mantener un mismo narrador de principio a fin de tu relato.

4º No cambies los tiempos verbales: Si pasas del pasado al presente sin darte cuenta de ello, cometes un error. Al igual que en el caso anterior, el salto al presente en un momento de máxima acción debe ser evitado: Entré en el banco y me crucé con Julián. Me reconoció en seguida. Salgo corriendo, cruzo la calle y me escondo en un portal 

5º No utilices un lenguaje telegráfico: Describe el espacio, las conversaciones, los gestos y las acciones con una cierta lógica y extensión. No seas perezoso. La idea está clara en tu cerebro, así que pon todos los detalles que puedas.

6º Evita en lo posible el abuso de onomatopeyas y puntos suspensivos: Esto no es un cómic. En el lenguaje oral y coloquial tienen un uso fundamental y ayudan a la comunicación, pero en los textos escritos las onomatopeyas deben ser descritas a través de sus efectos. En vez de escribir: “Esther se cayó de la silla. ¡Crash! ¡Ay!”; es mejor hacer una descripción: “La silla crujió y se rompió haciendo un ruido seco. Esther cayó al suelo, se golpeó en la frente y dio un grito de dolor” .

7º Usa adjetivos y adverbios con moderación: a partir de una falsa idea de que lo literario es lo recargado, barroco y rebuscado, se tiende a tratar de imitar con un lenguaje que suena a “literario” a los grandes autores. Evita también, siempre que sea posible, la anteposición de adjetivos a los sustantivos. Si yo digo: “la blanca, esponjosa y blanda nieve caía mansamente sobre el tejado”, estoy desperdiciando palabras, porque la nieve, ya de por sí, no tiene más remedio que ser blanca, esponjosa, blanda y caer mansamente.

8º Escribe con palabras sencillas: Para contar bien una historia no es preciso acudir a palabras inusuales ni altisonantes, sino a la naturalidad, vivacidad y continuidad de las escenas. Si describes a un niño en la playa que dice: “Oh, papá. ¿Has observado qué bello es ese crustáceo que yace bajo los rayos del sol?” , nadie se lo cree, porque nadie habla así. Pregúntate: ¿Hablan los personajes de la vida real como les haces hablar tú a tus personajes dentro del texto?

9º Usa sustantivos concretos: No se trata de hacer tesis filosóficas sobre la soledad, la guerra o el amor, sino de contar historias imaginadas, pero concretas, empezando por los nombres propios de los personajes, locales, calles y ciudades. En lugar de árbol, escribe pino, fresno o acacia; en vez de coche, escribe Peugeot 205 rojo; no escribas un pueblo, sino Tordesillas; no un niño, sino Carlitos; no una flor, sino una rosa blanca; no una tienda , sino Electrodomésticos Bezoya.

10º Haz que tu historia tenga detalles y movimiento: Un cuento casi siempre debe contar “algo” (una historia, un conflicto, una escena, un suceso). Haz que ocurran “cosas” (no necesariamente tragedias), y que tus personajes se muevan y hagan gestos. Describe usando todos los sentidos (vista, oído, olfato…). En los detalles pequeños, visuales y tangibles está muchas veces la magia de una escena bien descrita que atrapa a los lectores.

11º Revísalo todo cuando termines: Corrige, modifica, tacha lo innecesario, añade detalles y unifica el texto. Ahora sí.

Publicado en Escritura | Etiquetado | Deja un comentario

SOLILOQUIO

¿Qué es un soliloquio?, querrás saber, es alguien que habla solo o consigo mismo, es decir un solo hablante que pone en primer lugar su mundo interior. Esto se denomina monólogo interior.


Es un buen ejercicio para desinhibir la escritura. A mucha gente le lleva años poder escribir un monólogo interior. Es una modalidad narrativa que nos enseña a romper moldes y a dar un paseo por nuestro inconsciente.

Esto del soliloquio o del monólogo interior les sucede a todos los mortales, ya que el cerebro nunca deja de trabajar, ni cuando dormimos. Pero a diferencia de los demás mortales, nosotros somos escritores y debemos estar atentos a todo ese caos interno que tenemos.

Imagínate que estas escribiendo una novela y tu personaje tiene un dilema que resolver, o más que un dilema una escena compleja donde sus sentimientos están a flor de piel y no sabe qué hacer. El narrador deja las vivencias del personaje, lo lógico y da paso al sentido individual.

Por ejemplo:

Lo lógico:

―Subí al coche. El móvil empezó a sonar con mi canción preferida. El trafico que cada vez se acumulaba más delante de mis ojos, me hacía pensar que no iba a llegar a mi trabajo. Frene. Busqué el manos libres. Era Matías…

Sentido individual:

―Subí al coche. El móvil empezó a sonar, no deja de sonar, mi canción favorita me taladra el cerebro, sigue sonando. El tráfico es muy denso y se amontona delante de mis narices. Quiero llegar a mi trabajo, no quiero hablar con nadie, el transito me frena, ¿quién llama, qué pesado?…

Una cosa así sería un monólogo interior. Esto es entrar en la conciencia del personaje.

¿Cuándo sucede este momento, el de hablar con uno mismo?

Pues muchos dicen que cuando estamos cansados que es el momento de menor concentración, que es cuando el cerebro se dispara y sale nuestro monólogo.

En los procesos creativos es necesario poner en contacto nuestro cerebro consiente con el inconsciente. Y te darás cuenta de esto porque tú como yo que escribimos poesía, relato y algún proyecto de novela, necesitamos dominar algunos recursos técnicos, gramaticales y trabajar de forma consciente. Pero para todo hay gradaciones, un desarrollo y debemos olvidarnos de forma aparente de este proceso de creación y escuchar al inconsciente y comenzar este viaje por nuestro interior y dejar lo lógico de lado. Se da rienda suelta a la creatividad y se usa un lenguaje libre y sin censura; con imágenes violentas, un vocabulario vulgar, pensamientos puros. Una escritura automática. Hay que dejar la mano suelta.

Una buena lectura de monólogo interior es: Ulises de Joyce.

Cómo puede ayudarte un monólogo interior en tu estilo lingüístico:

En la credibilidad de tu relato, permite caracterizar mejor tus personajes y habla directamente con el lector.

Tiene distintos registros lingüísticos ya que el personaje se expresa mediante su cultura, usa su propio lenguaje. El personaje habla por sí solo.

Muestras tu verdadero tú, tu interior, lo que realmente piensas.

En definitiva:

Escribir un monólogo interior es excavar en lo más profundo de nosotros o de nuestros personajes. Esa voz que se obtiene al escribirlo es en realidad la verdadera esencia, nuestras sensaciones en un estado primario. Y recuerda debes romper las reglas, evitar explicaciones y generar cierto caos.

Disfruta escribiendo un monólogo interior, te sorprenderá el resultado.

 

SUERTE EN ESTA AVENTURA. BUCEA EN TU UNIVERSO Y POR SOBRE TODO CONFÍA EN TI Y ESCRIBE.

 

SE FELIZ.

Publicado en Escritura | Etiquetado , | Deja un comentario

Poesía para ti

Para festejar el día del libro, la poesía es una buena opción.

El tren de abril es una manera de ver la vida. Un punto de la realidad, una distancia para analizar los momentos de silencios. Es la vida en sus distintas etapas. En el tren de abril van cayendo los recuerdos y se detienen los pensamientos, se confunde el alma entre el ruido del tren, el mal tiempo que sopla afuera y la indiferencia que a veces nos provoca el sentirnos descuidados. Vamos soñando con ese futuro que se nos hace inalcanzable pero al final, esta tan cerca como la última estación del tren.

A la venta en Amazon

product_thumbnail

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario